Vía crucis

Estándar

Vía crucis

Mi vía crucis tormentoso,

un camino de lamento,

en silencio doloroso,

pierdo el eco de mi aliento.

 

Mi vía crucis poderoso,

que me arrastra como el viento,

con mi aspecto tan penoso,

vuelo exhausto al firmamento.

Anuncios

Musas

Estándar

Musas

Musas, ¿Quiénes sois, de donde venís?.

 

Sois…

El eterno perfume que embriaga mis sueños.

La brisa de fuego que arropa mis versos.

La calma callada que da luz a los necios.

Los signos de vida de mis sentimientos.

 

Venís…

De un profundo lugar en cavernas de hielo.

Del interior de mi cuerpo fluyendo en el pecho.

De un momento remoto del tejido del tiempo.

De confines lejanos del fugaz universo.

 

Musas, ¿Quiénes sois, de donde venís?.

Exposición pintura (Día de la mujer trabajadora )

Estándar

juntos,creamosDurante este mes de Marzo,del día 1 al 19,voy a participar en una exposición colectiva con el grupo de artistas de la asociación de pintores y escultores de Getafe, La Carpa, con motivo del día internacional de la mujer trabajadora, cuyo título es: Juntos,creamos. Será en la Sala Espacio Mercado (Plaza de la constitución s/n) en Getafe.

juntos,creamos

La obra con la que participo,realizada recientemente para la ocasión se titula Enfermera.

 

El rey de los necios

Estándar

El rey de los necios

El rey de los necios

sereno y altivo,

saluda a su pueblo

con aire festivo.

 

El rey de los necios

no teme al destino,

sus súbditos rezan

por él y sus hijos.

 

El rey de los necios

se aleja del frio,

con lumbre y con mantas

le aclama el gentío.

 

El rey de los necios

se duerme tranquilo,

el vulgo no piensa

ni opina en sus nidos.

 

El rey de los necios,

carácter divino,

con guerras y sangre

se muestra el camino.

 

El rey de los necios

solemne y con brío,

divierte a la plebe

con toros y vino.

Y llega el atardecer

Estándar

Y llega el atardecerEl día esta terminando

y llega el atardecer,

evoca sutil nostalgia

con recuerdos del ayer.

 

Tranquilos y sosegados,

sentimientos que al nacer,

encuentran la llave oculta

en los signos del placer.

 

Durmiendo con mis secretos,

protegido por doquier,

las lanzas están altivas,

los escudos al caer.

 

Los siervos de mil señores

dedicados al quehacer,

se rebelan como lobos

en los campos del desdén.

 

La lucha no esta acabando,

ni la pueden detener,

la sangre de nuestros cuerpos

sigue siendo de mujer.

 

En medio de la batalla

te escribo para saber,

que tengas en ti el recuerdo

de lo mucho que te amé.

 

Mis labios te dicen cosas

que no puedes comprender,

palabras encadenadas

con mortajas de satén.

 

La luz se viene apagando

y llega el anochecer,

la pena estará en mi alma

cuando no te vuelva a ver.